Homenaje a Klaus D. Vervuert

El próximo lunes 21, a las 19:00hs, tendrá lugar el homenaje a Klaus D. Vervuert que organiza en su sede el Instituto Cervantes de Madrid (calle Alcalá, 49).

En la mesa redonda intervendrán Fernando Aínsa (escritor), Trevor Dadson (catedrático emérito, Queen Mary University of London), Mabel Moraña (catedrática, Washington University in St. Louis) y Julio Ortega (catedrático, Brown University). Moderará y presentará el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet.

Será un placer encontrarnos allí.

Homenaje Klaus D. Vervuert-1.jpg

ENTREVISTA DE RTVE A TREVOR DADSON

Con motivo de la publicación con nosotros de su más reciente estudio en co-autoría Helen Reed, Epistolario e historia documental de Ana de Mendoza y de la Cerda, princesa de Éboli, RTVE ha entrevistado a Trevor Dadson. Pueden escuchar la entrevista pinchando en el enlace: http://www.ibero-americana.net/noticias/Rezensionen/Dadson_Epistolario_Entre vista_RTVE.mp3

IMG_6949 (4)Esperamos que la disfruten como nosotros hemos hecho.

Pueden leer el índice, la introducción, reseñas o adquirir el libro pinchando AQUÍ

Pronto tendrán la versión ebook disponible!

 

 

 

ENTREVISTA A TREVOR DADSON Y HELEN REED

Trevor Dadson y Helen Reed, autores de una de nuestras novedades, Epistolario e historia documental de Ana de Mendoza y de la Cerda, princesa de Éboli, han accedido amablemente a responder a unas preguntas que el editor del libro, Simón Bernal, les ha formulado. El fantástico resultado lo tienen a continuación. ¡Gracias!

1. La figura de la princesa de Éboli es, seguramente, una de las más populares de la historia moderna de España. Usualmente vista como una suerte de femme fatele avant la lettre, ¿hasta qué punto es cierta esta imagen que la literatura ha popularizado de la Éboli a la luz de la enorme documentación que dais a conocer en este libro?

IMG_6949 (4) Trevor Dadson: Yo creo que la imagen tradicional de la princesa necesita una profunda revisión a la luz de este libro. Hay muchos lugares comunes sobre ella que son francamente incorrectos. En la Introducción mencionamos bastantes de ellos y lo que nuestro libro aporta para dar una imagen más verdadera de doña Ana. Como decimos allí, no hace falta convertir la vida de la princesa de Éboli en novela o historia novelada, su propia vida fue tan o más interesante que cualquier ficcionalización de ella.

Helen Reed: Probablemente el mito de la princesa seguirá igual que antes entre los que prefieran seguir creyéndolo. Para los dispuestos a aprender o cambiar de ideas, aquí tenemos materia nueva para dar a conocer diferentes aspectos de su vida y carácter en más detalle que nunca; por ejemplo, su religiosidad, su papel como madre y como administradora y duquesa de Pastrana, sus experiencias en la corte y la cárcel, y su valentía para seguir luchando por sus derechos legales y su misma vida contra el rey. Además, sabemos mucho más por estas cartas y documentos sobre cómo era su vida cotidiana en diferentes etapas de su existencia.

2. ¿Qué otros descubrimientos biográficos de importancia sobre la princesa aparecen en el libro?

Trevor Dadson: Vemos que aprendió con el tiempo a administrar y gobernar bien sus estados y rentas, ayudada, por supuesto, por unos criados dejados por su marido, Ruy Gómez de Silva, de alto calibre. Esto va en contra de la idea tradicional de una mujer derrochadora, que no sabía administrar sus estados, etc.

Entre las cartas que hemos encontrado hay unas cuantas de la princesa a Juan de Escobedo de gran interés para su biografía; tradicionalmente, se ha acusado a la princesa de ser copartícipe, con Antonio Pérez, en el asesinato de Escobedo. Sin embargo, estas nuevas cartas revelan una amistad y confianza mutua entre doña Ana y Escobedo que hace harto difícil imaginar que ella habría participado en su asesinato. No demuestran que no lo podía haber hecho, pero levantan dudas sobre su papel en él.

Las cartas a su hijo favorito, Diego, son también fascinantes, y aquí se reproducen por primera vez.

Madrid_Cordoba_Sep09_023Helen Reed: Algunos documentos también revelan mucho sobre su relación con Antonio Pérez. Muestran cómo le apoyaba económicamente con maniobras financieras en Italia y prestamistas fuera del control de Felipe II y cómo se mantenían en contacto con sus amigos y sirvientes, y a través de ellos, seguramente con él. Por ejemplo, el gran escritor Álamos de Barrientos, amigo y abogado de Pérez, la visitaba en Pastrana en la época de su prisión. También dan a conocer mucho sobre ella como madre y sobre su relación con sus seis hijos, especialmente con don Diego, su favorito, con quien se carteaba a menudo, pero también con los otros. Por ejemplo, su hija mayor, Ana, se casó con el duque de Medina Sidonia y fue a vivir a Sanlúcar con su suegra a los 13 años. ¡Cuántas madres del Renacimiento sufrían pensando en sus hijas apenas adolescentes viviendo lejos de ellas! !Y cuánto más sufrían esta madre e hija por la muerte de Ruy Gómez y su pérdida de influencia en el mundo, evidenciada por las quejas de las dos del maltrato que sufría la niña en casa de su marido! Como ha destacado Trevor, por el descubrimiento de nuevas cartas se ha profundizado mucho lo que sabemos sobre su íntima amistad desde niña con Juan de Escobedo y también la amistad de ella y su familia con los Colonna, especialmente Ascanio, el arzobispo Quiroga, y otras figures históricas importantes.

3. Tras la exhaustiva búsqueda de documentos manuscritos de la princesa (o dados a escribir por ella), ¿consideráis que la investigación ha dado todo lo que podría de sí o aún existe la posibilidad de hallar nuevo material inédito?

Helen Reed: Estoy segura de que quedan más cartas por encontrar y otras que se han destruido o perdido para siempre. Espero que nuestro libro anime la búsqueda de más cartas por lo que hemos sugerido en la introducción y por haber incluido en él bastantes imágenes de cartas autógrafas y documentos con su firma. Así otros investigadores pueden reconocer fácilmente su letra y firma tan especiales.

Trevor Dadson: Siempre puede quedar documentación sobre la princesa que no hemos encontrado. Seguramente, aún quedan cartas autógrafas de ella en algunos archivos, incluso en archivos que hemos visitado y rastreado. ¿Dónde están las cartas que escribió a sus hijos y parientes? ¿Dónde las que escribió a su madre en la década de 1560? ¿Dónde las que escribiría al duque de Medina Sidonia, su yerno, para que la liberasen de su encarcelamiento? En la Introducción al libro hemos enumerado las cartas que sabemos que existieron pero que ahora han desaparecido. Luego estarán todas las que escribió pero de las que no sabemos nada. Lo que está claro es que carteaba con mucha gente con mucha frecuencia.

Sigue leyendo