Una historia de lo fantástico

Lo fantástico se caracteriza por proponer un conflicto entre lo imposible y (nuestra idea de) lo real. Y lo esencial para que dicho conflicto genere un efecto fantástico no es la vacilación o la incertidumbre sobre las que muchos teóricos (desde el ya clásico ensayo de Todorov) siguen insistiendo, sino la inexplicabilidad del fenómeno. Una inexplicabilidad que no se determina exclusivamente en el ámbito intratextual sino que involucra al propio lector; lo fantástico —conviene insistir en ello— mantiene desde sus orígenes un constante debate con lo real extratextual: su objetivo primordial ha sido y es reflexionar sobre la realidad y sus límites, sobre nuestro conocimiento de esta y sobre la validez de las herramientas que hemos desarrollado para comprenderla y representarla. Ello determina que el mundo construido en los relatos fantásticos es siempre un reflejo de la (idea de) realidad en la que habita el lector. La irrupción de lo imposible en ese marco familiar supone una transgresión del paradigma de lo real vigente en el mundo extratextual y, derivado de ello, un inevitable efecto de inquietud ante la incapacidad de concebir la coexistencia de lo posible y lo imposible.

Con estas palabras define Davis Roas el principal objeto de estudio de Historia de lo fantástico en la cultura española contemporánea (1900-2015), una de nuestras más reciente novedades coordinada por este profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona. A través de sus páginas catorce autores realizan un recorrido por las diferentes formas y representaciones que ha adquirido lo fantástico en diversas manifestaciones de la cultura española: teatro, narrativa (cuentos, novelas…), cine, televisión y también novela gráfica.

El libro se enmarca en las investigaciones y publicaciones realizadas por el Grupo de Estudios sobre lo Fantástico (GEF) de la Universidad Autónoma de Barcelona.

IMG_8490.JPG

Y será presentado por el propio David Roas en la librería Gigamesh (Barcelona) el próximo viernes 16 de junio, a las 19:00h. Allí podrán adquirir la obra. Nosotros estaremos presentes, preparados para aprender y descubrir nuevas claves de lectura de este completísimo estudio.

Invitación Historia de lo Fantástico-1.jpg

 

PELAYO CARDELÚS EN LIBRERÍA IBEROAMERICANA / MARTES 23 / 19.00H

Pelayo CardelusPelayo Cardelús (Madríd, 1974) finalizó la carrera de Derecho, viajó por Latinoamérica y residió  temporalmente en Estados Unidos. Además de sus trabajos periodísticos en los diarios El Mundo o Metro Madrid, ha publicado el libro América en el espejo, donde recoge sus impresiones de viajes. En 2006  apareció su novela El esqueleto de los guisantes, recibiendo especial atención por parte de los medios culturales y literarios. Las vacaciones de Iñigo y Laura, su segunda novela, está a punto de aparecer. Podrás encontrarla en nuestra librería el martes 23 y charlar con Pelayo, durante La Noche de los Libros. ¡Te presentamos aquí un adelanto!


De Las vacaciones de Íñigo y Laura

Íñigo y Laura hacen una gran compra en el supermercado más próximo. Cuando han llenado la despensa y la nevera, se ponen el traje de baño y bajan a la playa. Pasan por la zona de los restaurantes y los bares. Un puesto con un pequeño toldo rojo y blanco vende, según el cartel, “creps gigantes”. El vendedor de las creps gigantes es un joven de piel morena y cuerpo fibroso, viste ropas amplias de tonos claros y calza unas sandalias. Cuando los dos pasan por delante del puesto de creps, el joven se queda mirando a Laura con descaro. Laura lleva sobre el bikini un largo vestido blanco de tela transparente. Íñigo piensa que ese joven moreno y fibroso de aspecto medio hippie es un tipo característico de todas las localidades playeras del mundo. Sospecha que estos jóvenes despreocupados y atléticos –la mayoría de los cuales son italianos y argentinos– se consideran a sí mismos diferentes de los hombres de ciudad que trabajan como esclavos durante once meses para descansar treinta rácanos días al año; sospecha también que se creen tan irresistibles para las mujeres, sobre todo para las casadas, como un helado de chocolate y fresa en el desierto. Íñigo se pregunta si acaso estos jóvenes no serán de verdad el objeto de deseo de las mujeres casadas. “¿Le habrá deseado Laura?”, se pregunta al fin.