Tarde de exilio en la librería Iberoamericana

En los últimos meses hemos publicado tres obras sobre el exilio español posterior a la Guerra Civil del 36. Se trata de dos monografías y un volumen colectivo que nos presentan nuevas maneras de enfrentarnos a este momento de la historia de España. Aprovechando esta oportunidad, hemos convocado a algunos de sus autores/editores para que conversar sobre ello. Mario Martín Gijón, Fernando Larraz y Elena Díaz-Silva estarán en nuestra librería Iberoamericana (calle Huertas, 40) el próximo 26 de septiembre a las 19:00hs. ¿Nos vemos allí?

Estas son las obras de las que hablaremos:

Un segundo destierro: la sombra de Unamuno en el exilio español
Mario Martín Gijón

Mario Martín Gijón examina la presencia de Unamuno en los escritores del exilio: “Aunque pudiera parecer sorprendente, teniendo en cuenta su toma de posición contra la República, vivido por todos como una traición, la obra de Unamuno aparece constantemente presente en la de los escritores exiliados tras la guerra. […]  Por otra parte, la edificante historia de su destierro político y su regreso triunfal servía para animar las horas de quienes compartían un destino similar” (introducción). Este estudio le ha valido el XVIII Premio de Ensayo Miguel de Unamuno 2017 del Ayuntamiento de Bilbao, que le será entregado el próximo 28 de este mes en el Día de Unamuno.

¡Recuerda! Scribo ergo sum(-us): la escritura del yo de los exiliados políticos de la Guerra Civil en la Argelia colonial
Danae Gallo González

El libro de Danae Gallo González “se propone estudiar diacrónicamente  -desde un punto de vista macroestructural- los productos culturales de corte autobiográficos escritos por los exiliados republicanos españoles de la Guerra Civil en la Argelia colonial francesa”, como ella misma explica en la introducción a la obra. Además, “también tiene como fin analizar su rol como instrumento y medio de reconstrucción retrospectiva y discursiva de las memorias e identidades individuales y colectivas de los distintos grupos que coincidieron en este exilio”. De este modo, recupera la odisea de los 15.000 exiliados a Argelia desde 1939 hasta 2016, a través de las escrituras del yo de los que la vivieron en primera persona.

Horizontes del exilio: nuevas aproximaciones a la expe­riencia de los exilios entre Europa y América Latina durante el siglo XX
Elena Díaz Silva, Aribert Reimann y Randal Sheppard (eds.)

El volumen colectivo Horizontes del exilio, como indica su subtítulo, recopila una serie de artículos desde múltiples enfoques y metodologías (como las propuestas por el género y la historia cultural de las emociones). Se trata de una miscelánea temática que analiza desde la relación entre el exilio europeo y latinoamericano y el espacio urbano, el papel de la política y las redes transnacionales de movilidad, información y ayuda, la evolución del arte y el diseño como indicadores de los encuentros transnacionales propiciados por el exilio, hasta la construcción narrativa de las identidades a través del análisis de distintas escrituras del yo. A3_Exilio español 3

#NovedadVervuert – Un segundo destierro: la sombra de Unamuno en el exilio español

2808wEl 2 de octubre de 2017 le fue concedido a Mario Martín Gijón el XVIII Premio de Ensayo Miguel de Unamuno 2017 del Ayuntamiento de Bilbao por su magnífica investigación sobre la influencia de Unamuno en un grupo de notables exiliados españoles (María Zambrano, José Ferrater Mora, Jacinto Grau, Max Aub o Antonio Sánchez Barbudo, entre otros).

Hoy, ya convertido en libro, la presentamos bajo el título Un segundo destierro: la sombra de Unamuno en el exilio español y en la colección La Casa de la Riqueza. Estudios de la Cultura de España. Para ello hemos seleccionado un fragmento de «El sepulcro de Unamuno», capítulo introductorio a la obra. Les invitamos a leerlo:

«Aunque pudiera parecer sorprendente, teniendo en cuenta su toma de posición contra la República, vivido por todos como una traición, la obra de Unamuno aparece constantemente presente en la de los escritores exiliados tras la guerra. Ya se trate del primer número de Romance. Revista Popular Hispanoamericana, en 1940, o del número inicial de Las Españas. Revista Literaria, en 1946, ya sean los primeros libros de la editorial Séneca, impulsada por la Junta de Cultura Española, los libros de Losada, la Biblioteca Enciclopédica Popular o la editorial Centauro, la poesía de León Felipe o más tarde la de Luis Cernuda, las primeras armas del pensamiento exílico de María Zambrano, José Ferrater Mora o Juan David García Bacca, parecía cuestión de honor que Miguel de Unamuno estuviera entre quienes inaugurasen cada iniciativa del exilio. Por otra parte, la edificante historia de su destierro político y su regreso triunfal servía para animar las horas de quienes compartían un destino similar, como expresaron el jienense Miguel Burgos Manella, que dedica “a don Miguel de Unamuno” su “Visión de mi España” (1970: 5), poema-prólogo a su libro de recuerdos Un pueblo de España, o el valenciano Francisco Alcalá Llorente, en quien lo rudimentario de su poesía transmite sin tapujos esta veneración: “Unamuno —Pensador y Maestro— leído / cuando mi infancia largaba sus amarras / acompaña ahora mis horas amargas / con su obra eterna de rebelde invencido” (1946: 28).

^D3A69D9438118F618C1D3030F0CC4FC47F099EF1209905042D^pimgpsh_fullsize_distr

Guillermo de Torre (Madrid, 1900-Buenos Aires, 1971), el gran crítico de las vanguardias que había emigrado a Argentina ya en los años veinte al casarse con Norah Borges, pero que se situó sin dudarlo al lado de la República, tituló Tríptico del sacrificio el libro en el que recogía sus ensayos sobre Miguel de Unamuno, Antonio Machado y Federico García Lorca. Afortunado título por reunir a los tres espíritus tutelares, junto al de Cervantes y su Quijote, de lo que José Bergamín llamara la España Peregrina. Más leídos que García Lorca, solo Cervantes y Machado superan la atención que la obra del díscolo escritor vasco suscitara en escritores de horizontes muy distintos. ¿Qué razones podía haber para esta afinidad? En todos coincidía la común vivencia del fracaso del proyecto de razón ilustrada que había sido la República y era fácil que cayeran en la visión trágica de Unamuno, con el que coincidían igualmente en su interpretación cainita del problema de España. Todos, desgajados de su tierra, sintieron la soledad trágica en la que uno se siente a sí mismo y se sintieron, de un modo u otro, interpelados por Unamuno, aunque fuera, en algunos casos, para rechazarlo. En no pocos de ellos se dio, más que una comunicación en una lectura más o menos aséptica, una verdadera comunión literaria, estética y poética con Unamuno, un dejarse fertilizar por lo que fueron sus preocupaciones, sus inquietudes e incluso sus errores. Se trataba de continuar a Unamuno, como diría, todavía en 1964, un joven y originalísimo dramaturgo español exiliado en Chile, José Ricardo Morales, o como quiso hacer, desde el primer momento, una María Zambrano insatisfecha por lo que veía como una filosofía trágica que no se había llevado a sus últimas consecuencias. ^15F2D523361DD96BA120270D6CC1CB352900A5733CC7B6F71A^pimgpsh_fullsize_distrTodos ellos, escribiendo sobre Unamuno, pensando en su obra, sintiéndola apasionadamente, se sintieron mejor a sí mismos y dieron a veces lo más hondo y veraz de sí. No se trata, por tanto, en este libro sobre lo que los exiliados dijeran de Unamuno, sino sobre lo que Unamuno hizo decir en ellos. Visitados por la sombra insomne del ilustre muerto que les falló y al que fallaron, en sus sueños puestos por escrito quisieron intentar la santa cruzada de ir a rescatar el sepulcro de don Miguel de Unamuno del poder de los bachilleres falangistas, de los curas nacional-católicos, de los barberos pactistas y de los canónigos de inofensiva filología que lo tenían ocupado, pues sabían que “allí donde está el sepulcro, allí está la cuna, allí está el nido. Y allí volverá a surgir la estrella refulgente y sonora, camino del cielo”. O camino de España, de la matria que habían debido abandonar.»

Hagan click aquí si quieren leer el capítulo entero o aquí si desean ver la ficha completa en nuestra web.

#NovedadVervuert – Poesía española en el mundo

Poesía española en el mundo_v2

Poesía española en el mundo: procesos de filtrado, selección y canonización
Jorge J. Locane, Gesine Müller (eds.).

Colección: Nuevos Hispanismos, 23
Año: 2017
Páginas: 320 pages
Formato: 24 cm.
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-16922-46-8
Precio: €36,00

 

Con foco en la poesía española, este volumen reúne contribuciones de especialistas que examinan procesos específicos que determinan la (no) circulación internacional de poesía. Cierra la obra un ensayo de Julio Ortega sobre la evolución de la poesía castellana al otro lado del Atlántico. Aquí les compartimos un fragmento:

«La dinámica histórica del formato está en su capacidad de generar otros marcos que dan cuenta de la historia de la mirada tanto como de su propia capacidad de sustituir unos formatos por otros. La historia de lo procesado es la antropología visual de lo que asumimos como legible. Lo ilegible, justamente, sería lo que carece de formato, esto es, lo impensable. La máquina de formatos los produce de acuerdo con la cultura de generar y gestionar la sustitución de un formato por otro. El formato es su diseño productivo y desencadenante, y su suficiencia está en su sustitución. Esta dinámica del formato maquinal, de suma y substracción de procesos informativos, se debe a la naturaleza de lo posmoderno, que es producir formatos que despliegan sus reordenamientos con la lógica no de la copia sino de la (re)edición, del reciclaje. El formato genera el impecable proceso de su propia obsolescencia. Esta economía sígnica de la sustitución declara, por lo demás, la precariedad del sujeto del formato, que sería el programador o diseñador, quien para cada set articulado requiere de una nueva escena formateada.

A diferencia del “discurso” (Derrida) como matriz productora de nuevas formas discursivas; a diferencia del “rizoma” (Deleuze), que es un organismo expansivo que rehace el mapa de lo dado con su diversificación del sentido y del espacio; pero también a diferencia de la escena lacaniana donde hay que leer al revés, o de derecha a izquierda, para proponer una sintaxis de lo ilegible; incluso a diferencia de Eco, que postuló la escena comunicativa (adelantada por Bajtin y la escuela de Tartú), y postuló que la noción de formato, como rearticulación narrativa, que confirma la secuencia sujeto-objeto, sin cuestionar la subversión latente en la economía sígnica de los formatos, incluso los tradicionales, que no se resignan a confirmar lo que ya sabemos; a diferencia, en fin, de esa gesta moderna del “fin de la era gramatical”, en el español que subvierte sus referentes, el formato no se debe al medio reproductor (relato, poema, cine, TV publicidad) sino al campo en construcción de la mirada, al recomienzo del mundo en la mirada. Bill Viola concibió, más recientemente, desde el videoarte la emotividad como la secuencia que disuelve el formato dictado por la mirada. Y más espacio abrieron Vallejo, Lorca, Aleixandre, Rulfo, Lezama, Juan L. Ortiz, García Vega, Haroldo de Campos, Sarduy, Ullán, Reina María Rodríguez, Roberto Echavarren, Octavio Armand, José Koser,
Zurita…

La traducción es el género del formato desencadenante. La traducción es una rescritura, y postula una historia del conocimiento que define a cada época desde la conversión de un texto en otro texto por medio del canal del lenguaje, que se retraduce a sí mismo. La traducción reprocesa, recicla, desecha versiones, a través de lecturas en disputa, meramente históricas. La traducción es más valiosa que el original desde esta perspectiva del formato dentro de otro formato. No habiendo origen ni destino, la condición transicional de la traducción es el eje de la producción de formatos alternos.

Concluyo cruzando otro puente: nunca he leído la tradición poética española y la latinoamericana como enfrentadas, distintas o rivales. Al contrario, frente a la poesía española y la poesía latinoamericana solo puedo afirmar que son ramificaciones de una sola, con distintos énfasis, historias y proyectos. No son la misma, claro, pero son paralelas que se suman, traman y exceden. Libre de las demandas del mercado, exenta de los oficios de la fama, abierta a quien quiera respirar en ella, la poesía transatlántica sigue siendo una apuesta por la poesía que vendrá.»

«Trayectos transatlánticos de la poesía en español»
Julio Ortega
(Brown University)

La obra será presentada en el marco de las IV JORNADAS TRANSATLÁNTICAS ‘EL ESPAÑOL PARA EL DIÁLOGO’, que tendrán lugar en la Universidad de Granada los días 11 y 12 de diciembre 2017.