4 PREGUNTAS A VICTORIA RÍOS CASTAÑO

 

Autora de Translation as Conquest. Sahagún and Universal History of Things of New Spain, Victoria Ríos Castaño ha accedido amablemente a contestarnos unas preguntas para el blog de Iberoamericana Vervuert donde, entre otras cosas, repasa las aportaciones de su libro al campo de estudios colonial.

  1.       ¿Qué lecturas, preguntas e investigación propiciaron la escritura de este libro que acabas de publicar con nosotros?, ¿qué aporta al panorama de la crítica académica actual?

La idea principal, que Sahagún no fue un pionero de la etnografía, surge gracias a la lectura de las monografías de Jesús Bustamante García y Walden Browne. En mi libro contextualizo a Sahagún en su época y presento su “historia” o enciclopedia sobre el mundo nahua como manual de referencia para predicadores y confesores, una obra cuyo contenido se basa en enciclopedias clásicas y medievales y en textos religiosos como los tratados de vicios y virtudes, los manuales de confesión y el breviario romano. Hay que pensar además que los fines de esa enciclopedia distan mucho de ser etnográficos. De hecho, la defensa que hace Sahagún de las virtudes de los nahuas, lo que él llamaba “quilate”, es un intento por demostrar su raciocinio e incluirlos en la historia universal cristiana. Asimismo, su vocación lingüística, esa tarea de juntar textos para crear un diccionario autorizado del náhuatl, responde a una obligación misional, la de hablar y escribir en su lengua para así diseminar mejor el mensaje cristiano y salvar almas. Su enciclopedia es, digamos, un “arma” de evangelización con la que destruir la religión nahua y, por lo tanto, gran parte de su cultura. Luego si pensamos en su método de investigación, pues nos encontramos de nuevo con que Sahagún es un hombre de su tiempo que no se inventa nada. Interroga a los nahuas mediante el uso de técnicas de confesión e inquisitoriales que conocía de primera mano, como confesor y como intérprete de procesos inquisitoriales. Personalmente, creo que esta sería mi mayor aportación al estudio no sólo de Sahagún sino de otros incorrectamente llamados “misioneros etnógrafos” como Olmos o Motolinía, quienes fueron también confesores e inquisidores en Nueva España.

521659En Translation as Conquest propongo sustituir todos estos términos de “pionero de la etnografía”, “misionero etnógrafo”, “etnógrafo colonial” o “padre de la antropología” por el de “traductor cultural”, y lo hago basándome en los estudios sobre traducción cultural de un antiguo profesor mío en Salamanca, el catedrático Ovidi Carbonell i Cortés. Sahagún, como traductor cultural, convierte los conocimientos que él considera importantes sobre el mundo nahua en una unidad de traducción, un material que reubica o transfiere a un medio escrito, una enciclopedia de doce libros. Como dije anteriormente, durante este transvase de información recoge datos siguiendo técnicas de confesionario e inquisitoriales y se apoya en modelos bibliográficos de su época.

 

  1.       Trazando tu campo literario y cultural, ¿podrías explicar con qué otras obras/ autores/ corrientes/ culturas, dialoga tu trabajo?

Pretende dialogar con todos aquellos estudiantes y académicos que han aprendido, enseñan y creen que Sahagún y otros misioneros del siglo XVI que escribieron obras sobre los pueblos indígenas del “Nuevo Mundo” fueron pioneros de la etnografía. Fíjate que el número y el peso de muchos de estos investigadores, como es el caso del historiador Miguel de León Portilla, no es baladí. La idea viene circulando desde hace ya más de 80 años, y sólo en 2014 vosotros mismos habéis publicado las monografías de David Solodkow y Jaime Marroquín, quienes siguen afirmando que Sahagún es un etnógrafo colonial. Comparto con ellos el interés por intentar comprender desde un punto de vista actual qué hizo Sahagún durante el proceso de composición de su enciclopedia. Lo que ocurre es que en el momento en el que utilizamos la palabra “etnografía” incurrimos en un error de interpretación; damos a entender que, de alguna manera, Sahagún no creó su obra para destruir la cultura nahua sino para darle voz, mantenerla viva o diseminar información en general sobre los nahuas, lo cual se aleja de la realidad. Me gustaría además dejar claro que con esta denominación de Sahagún como traductor cultural no busco ni poner una pica en Flandes ni quitar a Sahagún del campo de la investigación etnográfica para llevármelo al de la traductología. Al fin y al cabo los etnógrafos también son traductores culturales pero, eso sí, con motivos muy diferentes a los de Sahagún y con una metodología similar a la suya, como lo fue también la de los inquisidores con quienes Sahagún tiene mayor afinidad.

  1.       ¿Nos puedes adelantar en qué nuevos proyectos estás trabajando?

Sigue leyendo

NOVEDAD EDITORIAL: “AQUESTAS SON DE MÉXICO LAS SEÑAS”. LA CAPITAL DE LA NUEVA ESPAÑA SEGÚN LOS CRONISTAS, POETAS Y VIAJEROS (SIGLOS XVI AL XVIII)

Rodilla, María José
“Aquestas son de México las señas”. La capital de la Nueva España según los cronistas, poetas y viajeros (siglos XVI al XVIII).
Madrid / Frankfurt, 2014, Iberoamericana / Vervuert, 408 p.; tapa dura,
Parecos y Australes. Ensayos de la Cultura de la Colonia ; 12
ISBN: 9788484898047

521804Desde la Conquista a nuestros días son numerosas las referencias a la Ciudad de México, además de monografías dedicadas a ciertos aspectos de la misma. Los conquistadores nos legaron imágenes rayanas en lo maravilloso: la ciudad que vio Bernal Díaz del Castillo, cuyos edificios en el agua le parecen encantamientos del Amadís, la de la segunda Carta de relación de Cortés, fascinado ante las lagunas, el tráfico de canoas, el mercado y las plazas; la de Cervantes de Salazar, primer cronista de la ciudad, y las que Artemio de Valle-Arizpe y Salvador Novo recopilaron en sus respectivas obras antológicas. Cronistas de Indias como Durán, Benavente, Sahagún, Torquemada y otros nos legaron un importante arsenal sobre su arquitectura, sus leyes, ritos, solemnidades y demás cuestiones de la urbe azteca antes de su destrucción. La ciudad que se reconstruyó sobre las ruinas indígenas y que llegó a ser la “ciudad de los palacios”, y la utilización sacra, lúdica o luctuosa que se hace del espacio urbano en sus fiestas, exequias, inundaciones, asepsia, alumbrado forman parte de este trabajo, para el que se han consultado actas de Cabildo, relaciones de fiestas, diarios, cedularios y pragmáticas, así como testimonios de viajeros y poetas que alabaron o vituperaron a la ciudad y que construyeron con sus metáforas una urbe alegórica. Este libro es una mezcla de discursos que permiten sentir la ciudad como ente vivo, hecho de varias piezas que se completan unas a otras para recomponer un mosaico ideal de lo que fue México-Tenochtitlan, la capital de la Nueva España.

María José Rodilla León es profesora-investigadora de Literatura Medieval, de los Siglos de Oro y de los Virreinatos en la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, México. Ha participado en varios congresos de literatura medieval, áurea y virreinal, y ha publicado diversos ensayos sobre bestiarios, viajeros, literatura de visiones, de caballerías, sobre El Quijote y cultura virreinal. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México y autora de Lo maravilloso medieval en “El Bernardo” de Balbuena (1999) y Escrito en los virreinatos (2004), así como de las ediciones crítica del Claribalte de Gonzalo Fernández de Oviedo (2002), de los Infortunios de Alonso Ramírez, de Carlos de Sigüenza y Góngora (2003) y de El peregrino indiano de Antonio de Saavedra Guzmán (2008). Actualmente está realizando una investigación sobre misoginia, belleza y afeites en el Medioevo, Siglos de Oro y época virreinal.

Puedes consultar el índice aquí, la introducción aquí y comprarlo, aquí.

NOVEDAD EDITORIAL: CIENCIA SECRETA. LA COSMOGRAFÍA ESPAÑOLA Y EL NUEVO MUNDO

Portuondo, María M.
Ciencia secreta. La cosmografía española y el Nuevo Mundo. Traducción de Manuel Cuesta.
Madrid / Frankfurt, 2013, Iberoamericana / Vervuert, 372 p. + VIII lám. de color
Tiempo Emulado. Historia de América y España, 27
ISBN: 9788484896203

521620¿Qué implicó para la ciencia europea el descubrimiento del Nuevo Mundo? ¿Dónde surgieron las respuestas a las preguntas sobre la naturaleza americana que tanto apasionaron en la Europa del siglo XVI? La historiadora María M. Portuondo investiga en Ciencia secreta la labor de aquellos hombres cuyo deber fue contestar estas preguntas. Ellos practicaban una disciplina abarcadora —la cosmografía— y reconocían que la naturaleza, las tierras y la gente del Nuevo Mundo presentaban un desafío intelectual sin precedente. En ningún lugar fue más intenso el esfuerzo para confrontar este reto científico que entre los cosmógrafos reales al servicio de la monarquía española.

Este conocimiento cosmográfico tenía un considerable valor estratégico, defensivo, y monetario, y debía ser resguardado de enemigos tanto extranjeros como nacionales. La cosmografía al servicio del imperio se convirtió, durante el reinado de Felipe II, en una ciencia secreta.

María M. Portuondo es profesora en el Departamento de Historia de la Ciencia y la Tecnología de la Johns Hopkins University en Baltimore, EE UU. Licenciada en Ingeniería eléctrica por la University of Miami (Florida, EE UU), obtuvo su doctorado en Historia de la Ciencia en la Johns Hopkins University en 2005.

Puedes consultar el índice pinchando AQUÍ, la introducción pinchando AQUÍ y comprarlo, AQUÍ