Aquiles o El guerrillero y el asesino, la novela póstuma de Carlos Fuentes

AL23821Novelas como La muerte de Artemio Cruz (1962) o Cambio de piel (1967) convirtieron al mexicano Carlos Fuentes en un referente del boom latinoamericano de los 60; su amplia producción cultural (ensayos, cuentos, memorias…), uno de los intelectuales contemporáneos más destacados. Estaba escribiendo su última novela cuando falleció en la Ciudad de México en 2012. El manuscrito, que quedó sin revisar, al menos llegó a contar con las suficientes anotaciones y pautas como para convertirlo en una obra acabada. Se trataba de un relato histórico basado en la biografía de Carlos Pizarro Leongómez, uno de los jefes del movimiento 19 de abril (M-19) de Colombia en los años 70. Aquiles o El guerrillero y el asesino, la investigación en la que Carlos Fuentes trabajó durante más de veinte años, ha sido publicada hace pocos meses por el Fondo de Cultura Económica y Alfaguara. La edición estuvo a cargo del profesor Julio Ortega (Brown University), director521873 de nuestra colección Nuevos Hispanismos. En ella contamos también con algunos estudios sobre el escritor mexicano, como el de Reindert Dhondt, Carlos Fuentes y el pensamiento barroco.

Si queréis ojear estas obras, podéis pasaros por nuestra librería, situada en la c/ Huertas, 40 (Madrid), o adquirirla directamente en la web. También en stock encontraréis otras obras de este autor publicadas en los últimos años, como los cinco volúmenes que componen sus Obras reunidas, publicadas por el Fondo de Cultura Económica entre 2007 y 2012, o la también póstuma Pantallas de Plata (Alfaguara, 2014).

 

HOY: NOVELA NEGRA: GUSTAVO FORERO EN LIBRERÍA IBEROAMERICANA

Imagen

FORERO afiche

Los esperamos esta tarde para charlar con el escritor colombiano Gustavo Forero sobre su nueva novela y el desarrollo del género en América Latina.

En Desaparición, el pretexto es un lamentable hecho histórico: la toma del Palacio de Justicia de Colombia, en Bogotá, realizada por el grupo guerrillero M-19 el 6 de noviembre de 1985. Y el pretexto deriva en denuncia: la brutal respuesta del ejército y, en consecuencia, la muerte y desaparición de algunos ciudadanos. Pero como ocurre con cualquier novela ambiciosa, los temas son muchos más: la impunidad; la injusticia; la relación entre el narcotráfico y algunos movimientos guerrilleros de izquierda; la masculinidad colombiana y la condición de la mujer en una sociedad machista; la difícil realidad de quien opta por una sexualidad diferente a la suya… y la angustia. La angustia del anonimato y la angustia al buscar a los desaparecidos.

Desaparición
[fragmento]

Es hora de la manifestación de hoy. Llevamos meses en esto. Una vez a la semana, al mediodía, nos encontramos aquí, nada menos que en la plaza de Bolívar, frente al Palacio, o en lo que queda de él, para formular públicamente nuestra pregunta de rigor: ¿dónde están? Ignoro quién comenzó con la costumbre, tal vez fueron los Rodríguez, los Oviedo, o una de las esposas, la de Almarales quizá. El hecho es que todos los lunes, a la misma hora, nos paramos aquí en la Plaza a arengar nuestra consigna: ¿dónde están? Al principio éramos muy pocos y ahora somos casi una docena. Con el tiempo queremos ser un grupo como el de las madres de la Plaza de Mayo o algo así. Aquí, frente al Palacio, nos escuchamos nuestras historias y nos damos aliento entre nosotros mismos. Cada uno tiene su pena personal que es intransmisible; sin embargo, al contarnos lo que pasa en nuestro hogar, la manera en que vivimos el dolor, obtenemos consuelo. Esto nos permite seguir adelante. A veces llevamos objetos que guardamos aún de nuestros desaparecidos: una pulsera, un pañuelo, una radio o lo que sea. En todo caso, el acuerdo al que hemos llegado es que cada uno circule por el lugar con una foto de su deudo colgada al cuello y algún dato al margen, algo como Perdido el día tal o Visto por última vez el día tal… No es mucho, pero es una seña que ayuda a identificar a la persona de la foto. A cada uno de nosotros nos da terror estar aquí arengando, claro, pero no tenemos otra salida. ¿Dónde están? ¿Dónde los tienen?, gritamos, pero nadie parece oír. He llegado al extremo de extender esta pregunta a los demás espacios de mi vida cotidiana y la cosa se me ha vuelto una obsesión. La gente que pasa por ahí cree que uno camina aquí, en medio de la plaza, porque no tiene nada más que hacer, porque se le ha ocurrido así, de pronto, preguntar por el paradero de un  familiar o de alguien que se ha perdido. Nadie en este país parece tener conciencia de la verdadera situación, de los desaparecidos que van en aumento, de la injusticia oficial y el olvido. Cualquiera que sea la razón o al sinrazón por la cual se ha desaparecido a una persona ameritaría que todos se interesaran por su paradero, pero eso no sucede. ¿Dónde están? ¿Dónde los tienen?, preguntamos, pero los transeúntes se quedan impávidos, como el edificio del Congreso, la Alcaldía o la Casa Presidencial. En general las malditas instituciones de las que se habló tanto y dizque eran parte del Estado de derecho que había que proteger están silentes, como la gente de este país sin conciencia ni historia.

Gustavo Forero, Desaparición. Bogotá: Ediciones B, 2012

NOVEDAD EDITORIAL: COLOMBIA. UNA NACIÓN EN FORMACIÓN EN SU HISTORIA Y LITERATURA.

González Ortega, Nelson
Colombia. Una nación en formación en su historia y literatura (siglos XVI al XXI).
Madrid / Frankfurt, 2013, Iberoamericana / Vervuert, 468 p.
ISBN: 9788484897231

521723El autor analiza cómo intelectuales oficiales formaron en Colombia, durante el siglo XIX, las imágenes del país, la nación y el Estado, así como las nociones de historia y literatura nacional, a partir de la narración de acontecimientos coloniales, guerras de la Independencia y del establecimiento del nuevo Estado republicano. Esta concepción inclusiva del Estado-nación perdió relevancia en la década de 1950, cuando se crearon “nuevos” discursos para narrar la historia social y económica, y cuando surgieron, a fines del siglo XX, conflictos políticos y sociales que causaron la deslegitimación del Estado y sus instituciones, el resquebrajamiento de la sociedad y la postergación del proyecto de unidad nacional en Colombia. Mediante el análisis de textos forenses, históricos, literarios, periodísticos, políticos y fílmicos, el autor examina comparativamente la construcción y reconstrucción del pasado colombiano, centrándose en el estudio de la novela como fuente documental y modelo discursivo de la historiografía y del texto histórico como fuente y modelo narrativo de la novela.

Nelson González Ortega es catedrático de Literaturas Hispánicas de la Universidad de Oslo, Noruega. Su investigación y publicaciones se centran en la teoría crítica feminista, el estudio de las relaciones entre la literatura y la historiografía y la representación literaria del Estado-nación colonial, poscolonial y decolonial en Hispanoamérica.

Puedes consultar el índice de este título pinchando AQUÍ; la introducción, AQUÍ y comprarlo AQUÍ.

GUSTAVO FORERO, CUESTIONARIO: NOVELA HISTÓRICA & NOVELA NEGRA

Gustavo Forero, investigador y novelista colombiano, se encargó hace unos meses de la edición crítica de Xicotencatl que publicamos. Su otra línea de trabajo es la novela negra latinoamericana. Sobre estos temas nos habla a continuación, en el cuestionario que tuvo la gentileza de responder.

Gustavo Forero

Gustavo Forero


¿Podrías mencionar algún libro u obra que te haya marcado como intelectual?
Teoría de la novela, del primer Georges Lukács, el romántico que aún no se había comprometido con el comunismo, marcó para mí un rumbo como crítico literario y también como escritor. En cuanto a lo primero, porque me permitió comprender el problema de la forma en la novela a partir de conceptos como totalidad y fragmentariedad, que gravitan aún en buena parte de mis propias investigaciones en torno a la literatura contemporánea. En lo que atañe a lo segundo, porque supuso para mí una invitación a plantearme la creación literaria como un problema de libertad: por una parte, como voluntad de trascender los discursos hegemónicos y, por otra, como modo de sugerir mundos alternativos que se escapen a las ideologías. Una frase como “producir forma es la más profunda confirmación que puede pensarse de la existencia de la disonancia” invita a plantearse estas cuestiones. Sigue leyendo

35 MUERTOS DE SERGIO ÁLVAREZ, RESEÑA

Sergio Álvarez: 35 muertos. Alfaguara (Bogotá y México, 2011; Madrid, 2013)

Reseña de 35 muertos, de Sergio Álvarez. Por José Ignacio Padilla. Fuente: Hermano Cerdo.

Acaba de editarse en España 35 muertos, aparecida en Bogotá y México hace año y medio. Quizá sea una buena ocasión para hablar de esta novela, de la que oí por primera vez en la última feria de Guadalajara, donde escuché a su autor, el colombiano Sergio Álvarez. Durante su charla, Álvarez reveló con humor algunos elementos autobiográficos ficcionalizados en esta novela e insistió en que la clave de su escritura fue la abrumadora presencia de la muerte en su vida: amigos que morían, familiares que morían, conocidos que morían. Muertes y más muertes que intentó espantar con la escritura de este libro.

9 años de investigación, entrevistas y escritura son un tiempo largo. La solidez de la novela es eco de ese proceso, aunque su lectura parezca ligera, tocada por cierta gracia. ¿Cómo puede tener gracia y ser graciosa una novela con tantos muertos? En la versión del autor sobre su necesidad de escribirla resuena la recurrente pregunta ¿cómo narrar la violencia? Álvarez ha usado una forma, una máquina narrativa eficaz: una máquina sentimental. Aparentemente, ésta es una crónica sentimental de la violencia colombiana.  Sigue leyendo