“Voces de cambio…” para un análisis de la actual economía cubana

Voces de cambio en el sector no estatal cubano: cuentapropistas, usufructuarios, socios de cooperativas y compraventa de vivienda es una monografía coordinada por Carmelo Mesa-Lago (Catedrático Distinguido de Economía y Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Pittsburgh) en la que se analiza un colectivo fundamental para la actual situación económica de Cuba: el sector no estatal. El libro se basa en el análisis de 80 entrevistas realizadas en la isla entre 2014 y 2015, como ejemplos de los diferentes grupos que lo conforman. Se examinan sus características, aspectos económicos relevantes, percepción de los problemas y opciones de cambio deseadas.

El libro ha sido comentado y valorado muy positivamente por numerosos especialistas en la materia. En la revista Cuba posible se publicaron quince de estas valoraciones.

33-voces-de-cambio_v2-2

Presentando El sujeto boscoso y El cortometraje español

La semana pasada comenzó y terminó con la presentación de dos de nuestras novedades en distintos lugares de la geografía española. En esta entrada lo repasamos.

vlmEl lunes 31 de octubre se presentó El sujeto de boscoso, de Vicente Luis Mora, en la librería Letras Corsarias (Salamanca). La obra, ganadora del I Premio Internacional de Investigación Literaria “Ángel González”, examina la lírica hispana contemporánea analizando las formas de sujeto poético “excesivo”Al autor le acompañó Francisca Noguerol, profesora de la Universidad de Salamanca, y autora de Literatura más allá de la nación: de lo centrípeto y lo centrífugo en la literatura hispanoamericana del siglo XXI, publicada por esta editorial  en 2011.

el-cortometrajeAyer domingo nos acercamos al festival AlCine, que se celebraba en Alcalá de Henares (Madrid), para asistir a la presentación de El cortometraje español (2000-2015). Tendencias y ejemplos, editado por Ralf Junkerjürgen, Annette Scholz y Pedro Álvarez Olañeta. Este estudio, que incluye un DVD con siete cortos, presenta una detallada relación de los factores que determinan la situación actual del cortometraje español, centrándose en los aspectos que condicionan su producción y recepción a la luz de la revolución tecnológica en curso.

morar122104

Presentamos tres obras sobre el Siglo de Oro

Venimos de publicar varias obras sobre literatura áurea y queremos conversar sobre ellas. Calderón, Cervantes, Tirso de Molina y la España del Siglo de Oro serán los autores y temas que protagonizarán la presentación de estas tres novedades: El retorno de Astrea: Astrología, mito e imperio en Calderón, de Frederick A. de Armas; Cervantes, Felipe II y la España del Siglo de Oro, de Jesús Botello López-Canti; y Los cigarrales de la privanza y mecenazgo en Tirso de Molina, de Juan Pablo Gil-Osle.

r115774 r120341 r109704

En este pequeño coloquio contaremos con la participación de los tres autores, el profesor Julio Vélez Sáinz y Anne Wigger, la editora de las obras.

La cita tendrá lugar el viernes 14 de octubre a las 18:00 h en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla de la Universidad Complutense de Madrid (c/ Noviciado, 3).

Recuerden que si desean adquirir estas obras, pueden hacerlo a través de nuestra web y que el envío a cualquier parte del mundo es gratuito.

¡Les esperamos!

invitacion-3-siglo

Cacao. Producción, consumo y comercio: del período prehispánico a la actualidad en América Latina

Hace varios días descubrimos este interesante artículo de la revista Plos One sobre el cultivo del cacao y su producción e impacto ecológico. La importancia de este árbol y de su fruto, tanto económica como socialmente, se remonta a tiempos prehispánicos. Un análisis sobre este fenómeno en México, Guatemala, Nueva Granada (Colombia y Venezuela), Guayaquil (Ecuador) y Trinidad es el que encontraréis en Cacao. Producción, consumo y comercio: del período prehispánica a la actualidad en América Latina, obra colectiva coordinada por Laura Caso Barrera, publicada recientemente por nuestra editorial.

R111534El cacao (Theobroma cacao L.) tuvo, desde tiempos prehispánicos, diversos usos, ya fuera que sus semillas sirvieran como producto de intercambio, para realizar pagos de tributos, como moneda en transacciones comerciales o utilizado en ofrendas rituales. También fue un producto codiciado y utilizado en el comercio a larga distancia por diversos grupos mesoamericanos desde épocas tempranas, en particular en las culturas mayas. La importancia de las semillas radicaba en su eventual transformación en una importante bebida ritual, el chocolate, que se consumía en celebraciones, banquetes, bodas, ceremonias o reuniones de gobierno.

Con la llegada de los españoles la situación no varió: las semillas siguieron teniendo un valor de cambio y fueron empleadas para pagar tributos, repartimientos y cargas religiosas. El cacao se convirtió en un producto fundamental de comercio para las colonias españolas en América y en un artículo básico de consumo entre las clases altas. Con la introducción de cacao proveniente de Guayaquil y Caracas, la producción de chocolate se abarató transformándose en un producto esencial de consumo para todas las clases sociales.

Si quieres seguir aprendiendo más sobre la importancia histórica de este árbol y sobre esta obra de investigación, visita nuestra web, donde podrás además leer la introducción y ojear el índice.

 

Leer y oír leer. Ensayos sobre la lectura en los Siglos de Oro

R112572¿Qué, cómo y dónde leyeron las gentes del Siglo de Oro? ¿Qué significaron para ellas los libros y la lectura? Este libro se ocupa de los discursos morales sobre las buenas y malas lecturas, así como de las prácticas lectoras de hombres y mujeres de distinta condición social, religiosa y cultural, sin descuidar tampoco el valor personal atribuido al hecho de leer en distintos textos autobiográficos de aquellos tiempos, desde las autobiografías espirituales hasta los diarios y memorias de personas cultas y corrientes.

Su autor, Antonio Castillo Gómez, es profesor titular de Historia de la Cultura Escrita en la Universidad de Alcalá, donde dirige el Grupo de Investigación “Lectura, Escritura y Alfabetización” (LEA). Es autor de una decena de libros y por largos años fue el editor responsable de una excelente revista, Cultura escrita & Sociedad.

El 7 de junio, Onda Cero Alcalá le hizo una entrevista por la publicación de este libro. Les colgamos el enlace: comienza a partir del minuto 1:14:15.

http://www.ondacero.es/emisoras/comunidad-madrid/alcala-de-henares/audios-podcast/alcala-de-henares-en-la-onda-07062016_201606075756f26c6584a80686cffe25.html

También lo han entrevistado en el programa “Historia y Memoria”, de RadioContratiempo. Puedes escuchar la entrevista pinchando en el enlace:

http://www.contratiempohistoria.org/?p=6027

Puedes obtener más información sobre este libro, cómo comprarlo sin gastos de envío, leer la introducción o echar un vistazo al índice, pinchando AQUÍ 

PRESENTAMOS “SOMBRAS DEL TIEMPO”, EL ÚLTIMO LIBRO DE FERNANDO VALLS

521874.jpgEsta semana tampoco paramos en Iberoamericana-Vervuert. El miércoles 20 a las 20:15 presentamos Sombras del tiempo. Estudios sobre el cuento español contemporáneo (1944-2015), de Fernando Valls en la Escuela de Escritores (Covarrubias, 1; metro Alonso Martínez). Acompañando al autor estarán los escritores José María Merino y Luis Mateo Díez, así como el profesor de la UCM Santos Sanz Villanueva.

Es una buena oportunidad para oír hablar de cuento, de literatura y conocer en persona a críticos y escritores. Tendremos una mesa de libros de todos ellos a la venta. El aforo es limitado y están, claro, invitados a tomarse un vino de honor con todos nosotros. Estaremos encantados de contar con ustedes.

Invitacion Fernando Valls

Si quieres adquirir el libro a un precio especial de prepublicación, y/o consultar el índice y el prólogo, pincha AQUÍ. Recuerda que la compra de publicaciones de Iberoamericana-Vervuert a través de nuestra web está libre de gastos de envío.

TEXTO ESCRITO POR BELÉN GOPEGUI PARA LA PRESENTACIÓN DE “NO HAY NACIÓN PARA ESTE SEXO”

Ellas nos prepararon el camino

Belén Gopegui

 Publicado originalmente en Rebelión

 

Qué dirán de nosotras, de nuestras asociaciones, nuestras redes, nuestras concesiones, nuestros titubeos y nuestro valor.

Me ha conmovido la firmeza con que las autoras y autores de los artículos de No hay nación para este sexo avanzaban entre las huellas del pasado para reconstruir el empuje de mujeres que quedaron relegadas en la historia de la literatura. Ellas nos prepararon el camino hacia una existencia más justa, en igualdad. Aún no se ha alcanzado pero, por ellas, estamos menos lejos. Y también por las horas de quienes han buscado en silencio, entre cartas y documentos, dejar constancia de esos afanes robados a la memoria colectiva de una humanidad que debiera ser indivisible.

¿Qué decir de nosotras a las investigadoras y los investigadores del futuro -si es que hay futuro-?

Las escritoras jóvenes suelen preferir, en nuestros días, rechazar toda clase de reivindicación que pueda evocar siquiera levemente una actitud victimista; al menos en el terreno de las letras, dicen, casi todo lo que podía lograrse se logró y ahora nos toca trabajar por lo nuestro como cualquiera. Las escritoras mayores comprendemos esa actitud pues también pasamos por ella, y si bien rechazamos, sin duda, el victimismo, pensamos que ha de haber un espacio posible donde exigir no signifique, sin embargo, aceptar condescendencia. Por eso muchas de nosotras seguimos hablando de lucha y procuramos eludir ciertos enfoques de la noción de empoderamiento que contemplan el poder como un objeto mágico del cual surtirse y no como un conjunto de relaciones.

“Compañeras: hay que decidir desde ahora un cambio de ruta. La gran noche en que estuvimos sumergidas, hay que sacudirla y salir de ella. El nuevo día que ya se apunta debe encontrarnos firmes, alertas y resueltas. (…) La humanidad espera algo más de nosotras que imitación caricaturesca (…) no hay que reflejar una imagen, aun ideal, de su pensamiento y su sociedad, por los que ellos mismos sienten de cuando en cuando una inmensa náusea”

Habrá entre ustedes quienes hayan reconocido las palabras de Franz Fanon en Las condenadas de la tierra. Me he limitado a poner algunas “aes”, ay, esa letra tan subversiva cuando de pronto se empeña en recordar que hay un nosotras común compuesto por las personas, y un nosotras específico compuesto por las mujeres ausentes de la historia que escriben ellos.

Quisiera que estas palabras de Fanon formaran hoy parte de nuestro proyecto. Escribía Rubén Darío en 1900 en alusión a las sufragistas y según cita en el libro Ana Peluffo: “Tengo a la vista unas cuantas fotografías de esas políticas. Como lo podéis adivinar todas son feas y la mayor parte más que jamonas”. Ciento quince años han pasado y aún siguen tantas políticas sometidas al estúpido juicio parcial del patriarcado y muchas terminan acatándolo por soledad, por impotencia. Ya basta, no les devolvamos sus esquemas.

Porque nos inquietaría ser como ellos, reproducir gran parte de sus instituciones, de sus condecoraciones y sus consejos de administración, tal como a veces parecieran querer quienes reclaman la mitad de todo. En otra dirección, también nos inquieta esa zona del llamado feminismo de la diferencia que puede olvidar el continuo dilema de la cultura de la oprimida. La profesora Laura Mintegui lo formulaba así:

“Yo -mujer- no sé quien soy, no sé hasta qué punto soy lo que soy porque venía así o porque soy un cúmulo de respuestas a estímulos negativos, mecanismos de defensa ante una sociedad por la que me he sentido invadida desde el minuto uno, desde que dijeron: ay, una niña,…”. Distinguir pues, en la cultura de la oprimida lo que hay propio, nuevo y necesario, y lo que hay de reacción, de golpe encajado, de definición asumida aunque sea con descaro, con un “¿y qué?” del tipo: soy, como dices, un saco deseante cargado de pulsiones ¿y qué? No, no aceptaremos sus enunciados ni siquiera a la contra.

Pensamos, en cambio, que el trabajo es más largo. Se trata de empezar a poder decir yo soy: en este punto el patriarcado no es tan distinto del colonialismo, en él nos encontramos con nuestras hermanas latinoamericanas presentes en el libro que padecieron la doble opresión, que supieron lo que es no ser escuchada por ser colonia y por ser mujer: “hace falta una carga -hagamos decir al poeta- para vengar a las muertas, que padecen ultraje, para limpiar la costra tenaz del coloniaje”. No hay nación para este sexo permite además pensar en un tercer silencio, el de la clase: la mayor parte de nuestras hermanas escritoras del periodo estudiado pudieron encontrar tiempo para viajar y escribir, y si no fueron escuchadas por colonia y por mujer, algunas no conocieron el silencio que impone la clase.

Me preguntaba Pura Fernández mi experiencia particular de la sororidad entre escritoras. Hablaré de tres autoras que me dan consistencia. La primera, Mercedes Soriano, una escritora muerta a los cuarenta y nueve años sin homenajes. Cierto que su obra no es extensa y que ella misma comenzó a restarle importancia en sus últimos años. Pero esa obra existe, importa y dice. También debieron de existir cartas e inéditos cuya destrucción acaso nadie se cuidó de evitar. Soriano había escrito dos novelas cuando la conocí. Me leía sus textos, yo tenía veintipocos años, me prestó y recomendó libros, me enseñó algunas de las trampas del mundillo y, a ratos, me contó su relación con un muy conocido escritor. No diré su nombre pues su historia afectiva en nada nos compete, pero quiero contar que Mercedes Soriano le mostró, como a mí, obras, perspectivas, caminos posibles que luego he visto transitados por él sin que haya visto nunca -tal vez ha sido mala suerte, no he podido leer todo- ninguna referencia a quien fue, me atrevo a decir, una de sus maestros.

De la segunda persona he hablado muchas veces, Carmen Martín Gaite, gran escritora, amiga, maestra generosa también con los y las más jóvenes. De ella hoy apenas voy a citar esa frase que recordaba hace unos días Rosa Pereda. “No te pongas Dostoievski”, decía Martín Gaite y así nos hacía ver cómo el humor no trata de que las personas no sean importantes, sino de que la importancia es un secreto y nadie puede dársela a sí misma o sí mismo sin resultar un poquito ridícula, o ridículo.

De la tercera diré primero sus iniciales, NC. Es una escritora con una potencia singular, distinta, y aún no “consagrada”, sea eso lo que sea. Digamos que aún no ha sido convertida en mujer cuota, ya saben: “el poder arrebatado a una gran mayoría de mujeres se ofrece a unas pocas para que parezca que cualquier mujer ‘verdaderamente cualificada’ es capaz de acceder al liderazgo, el reconocimiento y la recompensa; es decir, que prevalece de hecho la justicia basada en el mérito”, explicaba con exactitud Adrianne Rich. NC se debate con, contra, las palabras y con, contra, su propia situación personal, con tanta honestidad y rabia, es como si cada día, pese a haber escrito varios libros luminosos, tocase por primera vez los límites impuestos desde fuera. NC, Natalia Carrero, es mi maestra hoy, con ella trato de no perder nunca esa fiereza con la que golpea y golpea y un día hará -haremos- trizas los muros.

Sabemos ya que nada se construye en terreno neutral, ni nuestras ambiciones ni sus opresiones. “No es lo que tú dices, es lo que la gente oye”, señala Nuria Varela y pregunta a continuación: “¿Cómo tener autoridad individual cuando tu género no la tiene?” Nuestras palabras, las de quienes escribimos, son como polvo a no ser que las ampare un colectivo de personas en pie. No basta con que nos concedan la autoridad, pues toda autoridad concedida no es más que préstamo y tal vez chantaje. De la autoridad hemos de apoderarnos tanto como hemos de merecerla. No hay nación para este sexo ayuda a construir ese ambiente propicio y ese lugar de amparo en donde las palabras necesarias no mueran sin haber vivido.

No hay nación para este sexo. La Re(d)pública transatlántica de las Letras: escritoras españolas y latinoamericanas (1824-1936). Pura Fernández (ed.). Editorial Iberoamericana-Vervuert. Madrid 2015

Texto publicado originalmente en Rebelión. Nosotros lo reproducimos el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.