4 PREGUNTAS A VICTORIA RÍOS CASTAÑO

 

Autora de Translation as Conquest. Sahagún and Universal History of Things of New Spain, Victoria Ríos Castaño ha accedido amablemente a contestarnos unas preguntas para el blog de Iberoamericana Vervuert donde, entre otras cosas, repasa las aportaciones de su libro al campo de estudios colonial.

  1.       ¿Qué lecturas, preguntas e investigación propiciaron la escritura de este libro que acabas de publicar con nosotros?, ¿qué aporta al panorama de la crítica académica actual?

La idea principal, que Sahagún no fue un pionero de la etnografía, surge gracias a la lectura de las monografías de Jesús Bustamante García y Walden Browne. En mi libro contextualizo a Sahagún en su época y presento su “historia” o enciclopedia sobre el mundo nahua como manual de referencia para predicadores y confesores, una obra cuyo contenido se basa en enciclopedias clásicas y medievales y en textos religiosos como los tratados de vicios y virtudes, los manuales de confesión y el breviario romano. Hay que pensar además que los fines de esa enciclopedia distan mucho de ser etnográficos. De hecho, la defensa que hace Sahagún de las virtudes de los nahuas, lo que él llamaba “quilate”, es un intento por demostrar su raciocinio e incluirlos en la historia universal cristiana. Asimismo, su vocación lingüística, esa tarea de juntar textos para crear un diccionario autorizado del náhuatl, responde a una obligación misional, la de hablar y escribir en su lengua para así diseminar mejor el mensaje cristiano y salvar almas. Su enciclopedia es, digamos, un “arma” de evangelización con la que destruir la religión nahua y, por lo tanto, gran parte de su cultura. Luego si pensamos en su método de investigación, pues nos encontramos de nuevo con que Sahagún es un hombre de su tiempo que no se inventa nada. Interroga a los nahuas mediante el uso de técnicas de confesión e inquisitoriales que conocía de primera mano, como confesor y como intérprete de procesos inquisitoriales. Personalmente, creo que esta sería mi mayor aportación al estudio no sólo de Sahagún sino de otros incorrectamente llamados “misioneros etnógrafos” como Olmos o Motolinía, quienes fueron también confesores e inquisidores en Nueva España.

521659En Translation as Conquest propongo sustituir todos estos términos de “pionero de la etnografía”, “misionero etnógrafo”, “etnógrafo colonial” o “padre de la antropología” por el de “traductor cultural”, y lo hago basándome en los estudios sobre traducción cultural de un antiguo profesor mío en Salamanca, el catedrático Ovidi Carbonell i Cortés. Sahagún, como traductor cultural, convierte los conocimientos que él considera importantes sobre el mundo nahua en una unidad de traducción, un material que reubica o transfiere a un medio escrito, una enciclopedia de doce libros. Como dije anteriormente, durante este transvase de información recoge datos siguiendo técnicas de confesionario e inquisitoriales y se apoya en modelos bibliográficos de su época.

 

  1.       Trazando tu campo literario y cultural, ¿podrías explicar con qué otras obras/ autores/ corrientes/ culturas, dialoga tu trabajo?

Pretende dialogar con todos aquellos estudiantes y académicos que han aprendido, enseñan y creen que Sahagún y otros misioneros del siglo XVI que escribieron obras sobre los pueblos indígenas del “Nuevo Mundo” fueron pioneros de la etnografía. Fíjate que el número y el peso de muchos de estos investigadores, como es el caso del historiador Miguel de León Portilla, no es baladí. La idea viene circulando desde hace ya más de 80 años, y sólo en 2014 vosotros mismos habéis publicado las monografías de David Solodkow y Jaime Marroquín, quienes siguen afirmando que Sahagún es un etnógrafo colonial. Comparto con ellos el interés por intentar comprender desde un punto de vista actual qué hizo Sahagún durante el proceso de composición de su enciclopedia. Lo que ocurre es que en el momento en el que utilizamos la palabra “etnografía” incurrimos en un error de interpretación; damos a entender que, de alguna manera, Sahagún no creó su obra para destruir la cultura nahua sino para darle voz, mantenerla viva o diseminar información en general sobre los nahuas, lo cual se aleja de la realidad. Me gustaría además dejar claro que con esta denominación de Sahagún como traductor cultural no busco ni poner una pica en Flandes ni quitar a Sahagún del campo de la investigación etnográfica para llevármelo al de la traductología. Al fin y al cabo los etnógrafos también son traductores culturales pero, eso sí, con motivos muy diferentes a los de Sahagún y con una metodología similar a la suya, como lo fue también la de los inquisidores con quienes Sahagún tiene mayor afinidad.

  1.       ¿Nos puedes adelantar en qué nuevos proyectos estás trabajando?

Me sigue apasionando el traspaso de ideas entre el “Viejo” y el “Nuevo Mundo” y estoy analizando algunas traducciones de crónicas del siglo XVI. También acabo de comenzar otra línea de investigación que nada tiene que ver con el campo colonial; en qué consiste el oficio del escritor para Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa.

  1.       ¿Participas en algún blog, plataforma, revista o congreso que nos puedas recomendar?

Con motivo del cuarto centenario de la muerte del Inca Garcilaso de la Vega recomendaría los seminarios de Escrituras Virreinales (https://escriturasvirreinales.wordpress.com/).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s